PCXBOX

“Dragon Age: Origins”: el último de Bioware

dragon-age-2

Bioware ha lanzado Dragon Age: Origins previo a la esperada secuela del Mass Effect 2. Este videojuego es una de las grandes esperanzas de EA para las fiestas que se avecinan.

Dragon Age: Origins, es un clásico RPG que sigue la estela de Baldur’s Gate –del mismo creador Bioware- y que tal vez ese mismo hecho constituya su pecado, ya que no muestra grandes conceptos revolucionarios. Lo nuevo que este juego propone es la creación de un mundo diferente con mitología propia.

En función de esta nueva estructura, puede decirse que es además de original, demasiado simple, básica, ganando en sencillez pero perdiendo en potencialidad de rol y de ambientación. Por ello, el Dragon Age: Origins es tal vez muy simplista.

A favor del juego, diremos que tiene un toque más adulto, sin inhibiciones. Otro punto es el argumento, en principio muy inverosímil pero que nos atrapará pronto con sus giros inesperados e intenso final. Pero lo mejor de Dragon Age: Origins es la gran relevancia que adquieren nuestras decisiones de amplio espectro.

Técnicamente deja que desear, con gráfica algo descuidada. Su sonoridad es buena y fue concebido para PC, por lo que la jugabilidad es más eficiente allí, pero puedes hacerlo con Xbox360 y PS3.

Este juego tiene una duración de unas 40 horas. Es una gran historia que merece vivirse, a pesar de los tirones de orejas que podríamos darles a sus desarrolladores por los descuidos.

¿Qué opinión te merece este juego de Bioware?