Play Station

27 años de Metal Gear

MGS_screen_psx

25 años pueden ser mucho o poco tiempo, dependiendo del contexto. En el ámbito de la historia de la humanidad no es nada, apenas un par de líneas en un libro. En el mundo de los videjuegos es otra galaxia, posiblemente muy, muy lejana. Desde la aparición de los primeros ordenadores y las primeras consolas con sus juegos rústicos y sentimentales hasta la revolución tecnológica que nos permite disfrutar de aunténticos imperios y estudios cinematográficos que nos prooveen de maravillas va un mundo. Algo difícil de imaginar hace pocos años.

Ayer se cumplieron 27 años de la aparición en las tiendas japonesas de Metal Gear, una de las sagas más populares a nivel mundial del mundo de los videjuegos. Como si de una serie televisiva de largo recorrido o una franquicia cinematográfica al estilo de James Bond se tratara. Ésa es la evolución de los videjuegos. Partiendo de la base del entretenimiento, se han creado una serie de juegos franquicia que van evolucionando del mismo modo que lo hace la industria.

Metal Gear ha tenido 10 versiones distintas sin incluir actualizaciones, recopilaciones o extensiones. Su ámbito temporal histórico abarca desde 1964, Metal Gear Solid 3, hasta 2018 con Metal Gear Rising: Revengeance.

Metal Gear se ha convertido por derecho propio en una de las sagas y videojuegos más populares. Desde su primera aparición ha sabido plasmar muy claramente una de sus principales señas de identidad: la infiltración. Un juego puede tener muchas variantes. Y más si se trata de un juego de acción. Pero Hideo Hojima lo tenía claro. Juegos de pegar tiros y donde únicamente hubiera eso no es lo que quería. La infiltración junto con la estrategia y unos personajes carismáticos serían sus puntos fuertes y la razón principal de su éxito. Más de 30 millones de copias vendidas a lo largo del mundo lo avalan.

La manera de derrotar al enemigo es el sigilo y la utilización de las tácticas de combate más apropiadas sobre el terreno. Su puesta en escena bebe directamente del cine, un aspecto hoy en día prácticamente generalizado gracias a los juegos de última generación. Y no deja de lado la política. Iniciándose en los años de la Guerra Fría hasta el futuro más próximo.

El protagonista de la saga es conocido como Solid Snake, un soldado que evoluciona con el propio juego. Empezando como un miembro novato de FoxHound encargado de infiltrarse en la fortaleza Outer Heaven y destruir el Metal Gear hasta su jubilación debido a la edad y su retiro en paz. El espejo al que se enfrenta en varias ocasiones Big Boss, su antigüo jefe y tutor.

La mejor forma de descubrir esta maravilla de videojuego en forma de saga es jugarlo. Y recrearse en el juego. Su influencia y éxito no solo se mide por los millones de copias vendidos durante estos años. Es algo más. Sus adaptaciones al comic o los DVDs promocionales que destripan su historia le dan una visibilidad más allá de las consolas y de los juegos en sí mismos. La única guinda del pastel que le falta es su adaptación cinematográfica oficial definitiva. Varias veces iniciada pero nunca terminada, sería el colofón perfecto para cerrar el círculo cultural y tecnológico para una saga símbolo de la historia del mundo de los videojuegos.