Play Station

Análisis: Beyond: Dos Almas

beyond

Cuando hablamos de Beyond: Dos almas, más que de una experiencia con la que entrenar nuestro aspecto más jugón, hablamos de una película interactiva donde la historia y los personajes que la conforman son lo más importante. Pero vamos a entrar en esto más a fondo.

Un juego con historia

Al igual que ocurre con juegos de la misma compañía, Quantic Dream, Beyond: Dos Almas es un juego que se basa en la historia. Hasta ahora habíamos visto cómo un buen guión y una buena construcción de personajes nos podían atrapar hasta tal punto que tomar una decisión fuese una tarea muy difícil y que incluso nos pudiese costar alguna lágrima. Juegos como Heavy Rain o The Walking Dead conseguían esto sin ninguna duda. Pese a sus diferencias, ambos nos aportan una historia sólida y de la que te sientes partícipe nada más comenzar el juego. Pero esto no ocurre con Beyond: Dos Almas.

Pese a la gran expectación que suscitó antes de su salida, unas semanas después apenas se hablaba de él. Y es que lo que se esperaba era una película interactiva que sirviera como evolución de Heavy Rain, mejorando sus errores y convirtiéndolo en una mejor experiencia, tanto a nivel cinematográfico como en cuanto a la jugabilidad. Y pese a que esta es mayor, la historia no nos atrapa todo lo que debería, constando de algunos momentos innecesarios para la trama y poco divertidos, como resulta la parte en la que Ellen Page pasa unos días en una granja.

Pocas decisiones

Cuando se anunció que Beyond: Dos Almas iba a constar de unos 25 finales, todos pensábamos que, según las dicisiones que tomáramos, nuestro juego iba a ser completamente distinto. Sin emabargo esto no ocurre en ningún momento, ya que el grueso de las decisiones que afectarán a nuestro final se toman en los últimos cinco minutos de juego, haciendo que el resto de ellas vayan a parar a prácticamente el mismo sitio. ¿Ha dado un paso atrás Quantic Dream con este juego? Desde luego, y aunque cuente con unas grandes actuaciones, mayor jugabilidad de lo que se esperaba y partes del guión que mantienen un gran nivel, los fallos en cuanto a las decisiones y al nivel de implicación del jugador se acusan en gran medida, convirtiéndolo en un título más del que poco oiremos hablar pasados unos meses.