Steam

Análisis: The Stanley Parable

stanley

The Stanley Parable es, más que un videojuego, una experiencia. Con una jugabilidad limitada, este juego del estudio independiente Galactic Cafe ofrece al jugador una gran variedad de opciones que se convierten en la premisa del juego y que hacen que sea algo totalmente fuera de lo visto hasta ahora.

Una propuesta muy original

Los juegos independientes de pequeñas compañías como Galactic Cafe cada vez tienen mayor acogida en el mercado. Y es que este pequeño universo, fuera de los triple A, ofrece al jugador un sinfín de experiencias, de mundos jugables y, sobre todo, de historias. Grandes historias sin las pretensiones de enfrentarse a un gran mercado pero que bien merce la pena destacar. Este es el caso de The Stanley Parable, un juego sencillo, sin unos increíbles gráficos. Pero no los necesita, ya que el encanto de este juego reside en el guión, en la manera en la que el jugador se enfrenta a él.

En The Stanley Parable la premisa es muy sencilla: Un buen día como otro cualquier, Stanley va a la oficina donde lleva a cabo un aburrido trabajo que consiste en introducir datos en un ordenador y descubre que no hay nadie más. Todos sus compañeros de trabajo han desparecido y tendrá que recorrer, en solitario, la oficina. Cuando llega a un sala en la que hay dos puertas, el narrador, una figura indispensable en este juego y más protagonista que el propio Stanley, nos dirá lo que Stanley hizo. Pero esto no será, necesariamente, lo que Stanley hará.

Toma decisiones

A partir de este momento se abre un gran abanico de posibilidades que el jugador deberá de ir descubriendo junto a su narrador, al que podrá obedecer hasta llegar a un final, desobedecer completamente hasta llegar a otro o alternar estos dos opciones para llegar a una gran variedad de finales.

Referencias a otros videojuegos como Portal o una fantástica reflexión sobre el mundo de los videojuegos y sobre sus mecánicas están presentes en The Stanley Parable; sin duda uno de los juegos que más pueden hacer pensar a todos aquellos que quieren ir más allá de la propia experiencia jugable.