PC

Análisis: To The Moon

El faro de To The Moon

A veces surgen ese tipo de juegos que te conquistan por su historia, sin necesidad de tener una gran jugabilidad  o unos gráficos impresionantes. To The Moon es uno de esos juegos que te hacen vivir la historia como si tú mismo fueras el protagonista.

Una historia digna de cine

Aunque se supone que el concepto mismo del videojuego es que, como parece obvio, juegues para entretenerte, siempre hay juegos que dejan a un lado su jugabilidad para tratar de narrar una historia muy bien contada y que sorprenda a todos. Si se consigue hacer esto puede ser un éxito, o puede a llegar a quedarse a medio camino, como ocurre con Beyond: Dos Almas. Pero sin embargo con To The Moon no pasa esto, ya que la historia que se nos quiere contar está narrada a la perfección y cada momento de las cuatro horas de este juego está justificado.

El argumento, aunque curioso, es sencillo: dos médicos viajan por los recuerdos de una persona a punto de morir. A partir de aquí el argumento dará un giro que es en lo que se basa el juego y que, por tanto, no vamos a desvelar. Mediante este sistema iremos viajando por la vida de nuestro paciente. Se trata, por tanto, de una manera de contar una historia que nosotros, jugando, tendremos que guiar. Por tanto en cuanto a jugabilidad es algo limitado y, sobre todo repetitivo, ya que el sistema de juego se explota bastante; sin embargo resultaría algo injusto valorar un videojuego solo atendiendo a su historia, ya que la jugabilidad, aunque sea limitada, debería funcionar, algo que en To The Moon no vemos.

Pese a todo las emociones que podremos llegar a sentir jugando eclipsaron en gran medida esta falta de opciones jugables y de repetición, metiéndonos de lleno en una historia en la que nos sentiremos los protagonistas y de la que querremos ir sabiendo más y más. Lo recomendamos, por tanto, para aquellos que quieran vivir una bonita experiencia y no tanto para los que busquen un juego donde matar las horas jugando sin parar.