XBOX

El trágico final de E.T en el desierto

69104.atari-et-2

Desde hace mucho tiempo existen en las sociedades historias malditas y leyendas sobre determinados acontecimientos. El mundo de los videojuegos no está exento de este tipo de historias. Una de las más peculiares y conocidas es el desastre de la adaptación de la película de Steven Spielberg, E.T, al mundo de los videjuegos. El lanzamiento fue en Atari 2600 y fue tal su desastre que ha sido catalogado repetidamente el peor juego de la historia.

La leyenda urbana acerca del juego de ET decía que ante el fracaso de la comercialización y desarrollo del juego, la compañía decidió enterrar miles de cartuchos del juego en el desierto de Almagordo en Nuevo México, Estados Unidos. Como si al enterrarlos pudieran ser eliminadas las pruebas de uno de los mayores fracasos de la industria del entretenimiento. La leyenda se acaba de demostrar que no era tal. Desde hace muchos años, trabajadores de la compañía lo habían conformado de diversas maneras pero, en estos días, han empezado a desenterrarlas y se ha descubierto que era totalmente cierto. También se han encontrado cartuchos de Pac Man.  Aquellos años no son como los actuales. Hoy en día la posibilidad de entretenimiento y diversión virtual es muy amplia. Donde sol oexistían consolas para jugar y ordenadores, ahora disponemos de fantásticas ofertas online de tablets en las cuáles podemos explorar multitud de juegos de una gran calidad y comodidad para jugar.

Atari era lider en el mercado de las consolas y asumió el reto de adaptar uno de los mayores éxitos del cine al videojuego. Todo salió mal desde el principio. El objetivo era empezar a distribuirlo en la campaña de Navidad de 1982. Atari pagó 25 millones de dólares por la adaptación de la película y se encargó al diseñador Howard Warshaw, que ya tenía experiencia en la adaptación de otro film de Spielberg, En busca del Arca perdida. El problema era el plazo. Solamente le dieron 3 meses para tener listo el juego. Muy poco tiempo, incluso en aquélla época, por lo que el fracaso estaba asegurado antes de empezar. Unos años en los que la industria de los videojuegos entraba en franca decadencia y que no empezó a recuperarse hasta 1985 gracias a la irrupción de Nintendo con Super Mario.

La historia y el desarrollo del juego eran muy complicados. Los gráficos eran bastante malos y la jugabilidad de ET en Atari era pésima. Además, diversos errores de programación hacían que algunas pantallas no pudieran pasarse y los bloqueos eran constantes exigiendo reiniciar la consola. El guión de la historia consistía en que ET debía buscar las piezas de un teléfono intercomunicador para que pudieran rescatarlo de la Tierra. Un juego con poca acción, al igual que la película, que era totalmente diferente a lo que se venía produciendo hasta entonces, básicamente juegos de acción, juegos de mesa y de disparar. Un juego menos dinámico que los habituales en el mercado en aquella época.  Atari fabricó 5 millones de copias y se vendieron solamente un millón y medio de ellas. Esta sobreproducción les generó importantes pérdidas. No es tan mal dato de venta pero las previsiones que hacían del éxito del juego fueron desmesuradas y fue una de las razones del declive de Atari que le llevó a la bancarrota y a su venta en 1984. El trágico final de ET en el desierto  es uno de los mayores mitos del mundo de los videojuegos. Algo que iba pasando de generación en generación hasta su esclarecimiento final. Con el documental, titulado Atari: Game Over, la leyenda se acaba y se convierte en realidad. Tantos años los conspiranoicos buscando extraterrestres inexistentes en el desierto alrededor del Área 51 y resulta que tenían razón. Había extraterrestres enterrados pero no los que ellos esperaban.

El pasado sábado 26 de Abril fueron descubiertos los cartuchos enterrados. Esto se debe a que Microsoft está produciendo una serie de documentales investigando el mito del enterramiento del juego de ET y discernir si era algo real o no lo era. Pero ET no descanasa solo. También se han encontrado en esta sepultura tecnológica cartuchos de juegos como Space Invaders y Centipede. Una cuestión ya zanjada con este hallazgo.