Play Station

Far Cry 3 Blood Dragon, homenaje al shooter de los 80

fotofarcry

Far Cry 3 Blood Dragon es un juego de acción futurista ambientado en un complicado mundo tras la guerra nuclear. El protagonista principal, el sargento Rex Colt, es un personaje mitad máquina, mitad hombre, que debe enfrentarse a cíborgs asesinos, científicos mutantes, tiburones metálicos e incluso dragones que lanzan rayos láser por los ojos. A los aficionados a los juegos futuristas que triunfaban hace un par de décadas no les va a defraudar.

Ciencia ficción

El juego recuerda a las películas de ciencia ficción tan populares a finales de los años 80. Es imposible estar jugando y no recordar títulos de la gran pantalla como el Terminator interpretado por Schwarzeneger o Alien. Blood Dragon recoge lo mejor de aquella época y propone acción trepidante sin descanso. Eso sí, con grandes dosis de parodia de los juegos clásicos de este género, lo que resulta en ocasiones muy divertido.

Encontraremos gran libertad de movimientos, misiones alocadas y un protagonista carismático que no deja a nadie indiferente con su forma de actuar. Rex Colt es el soldado del futuro que debe salvar a la Humanidad ayudado de su fiel escudero Spider. Todo resulta muy tópico e incluso a veces absurdo, pero tendremos diversión por unas horas.

Hay que resolver una serie de misiones principales y otras secundarias que aportarán novedades interesantes sobre todo para hacer menos repetitivos los combates.

Como en cualquier shooter, el uso de las armas será muy importante. No es que tengamos una gran variedad a elegir, pero sí suficientes para que los aficionados al disparo fácil se diviertan.

Audiovisual

A nivel audiovisual el juego es muy atractivo.  No hay que olvidar que Far Cry 3 es una franquicia muy consolidada que no puede permitirse errores si quiere mantener su popularidad. Tanto los personajes como los escenarios en los que actúan están perfectamente diseñados y guardan una gran coherencia. El sonido, sin ser nada del otro mundo, cumple. Además, tenemos la ventaja de que está perfectamente doblado al español.