Nintendo

Golden Sun: Oscuro Amanacer, rol japonés de calidad

fotogolden

En ocasiones algunos juegos que salieron hace un tiempo pasan sin pena ni gloria por diversas circunstancias y, pasado unos meses, los recuperas y encuentras aspectos que te llevan a pensar de qué depende que un juego triunfe o no. Este puede ser el caso de Golden Sun: Oscuro Amanecer, un título de rol que aúna exploración y batallas sobre una historia bien asentada y que se adapta a la perfección a la Nintendo DS.

Clásico del rol japonés

La franquicia Golden Sun es un clásico que ya se pudo jugar en la lejana Game Boy Advance. Y es que el rol procedente de Japón siempre ha contado con fieles seguidores dispuestos a disfrutarlo en cualquier formato.

En esta entrega, el mundo de Weyard ha sobrevivido durante tres décadas gracias a lo que los héroes de los primeros Golden Sun lograron al invocar el conocido como “Sol Dorado”. Se salvó al mundo de una destrucción total, pero se modificó para siempre. Los países se transformaron, nuevas especies surgieron… pero lo peor de todo es que no se logró erradicar todo el mal existente. Así, unos misteriosos vórtices de psinergía han reaparecido 30 años después, y con más fuerza como símbolo de una nueva y terrible amenaza. Ahora los descendientes de aquellos héroes deberán repetir la historia de sus progenitores y  derrotarlos.

Dificultad

Una aventura, en definitiva, con muchos toques tradicionales en el género rolero, con una dificultad adecuada que hace que estemos siempre alerta. Hay enfrentamientos muy complicados, que requieren tiempo y dedicación.

No hay duda de que audiovisualmente hablando Golden Sun: Oscuro Amanecer es uno de los RPG mejor resueltos de la portátil, gracias a una cámara fija que nunca da problemas y a una destacada banda sonora que acompaña perfectamente a la acción. Y además, contamos con la ventaja de que está traducido al castellano.