PC

Grimind, un descargable de terror clásico para nuestro PC

fotogrimind

Grimind es un juego de terror descargable para PC basado en plataformas y puzzles y con una estética que trata de emular a algunos videojuegos clásicos como Amnesia, aunque sin lograr los mismos resultados.

Para empezar, el propio juego nos hace una recomendación: mejor jugar de noche, haciendo uso de los auriculares y sin luces encendidas para crear un ambiente terrorífico, aunque para esto mejor títulos como el japonés Spirit Camera.

Textos sólo en inglés

La historia nos llega a través de los pensamientos que tiene el principal protagonista. La línea argumental, clásica, resulta bastante enrevesada y no facilita su comprensión el hecho de que todos los textos están en inglés, por los que aquellos que van algo justos en el idioma de Shakespeare tendrán alguna dificultad para seguir el desarrollo del juego.

Nuestro protagonista tendrá que ir avanzando por los distintos escenarios sorteando toda suerte de peligros que le salen al paso. Resolver los puzzles a veces no resulta sencillo no tanto por la dificultad de los mismos, sino por los controles que tenemos que utilizar, pues no responden como debieran y son poco intuitivos.

Ensayo y error

También hay que destacar que Grimind es un juego donde la técnica del ensayo y error tiene una fuerte presencia, por lo que moriremos en numerosas ocasiones antes de saber cuál era la elección correcta para resolver un puzzle. Hacer uso de la posibilidad de salvaguardar el camino recorrido nos será muy útil para no tener que volver demasiado atrás.

Lo mejor de Grimind es el nivel de dificultad, incrementado por una serie de enemigos que salen de vez en cuando y nos exigen reacciones rápidas y seguras para poder seguir avanzando.

A nivel gráfico el juego es simplemente correcto, sin novedades dignas de ser destacadas. Mejor ha sido el trabajo que se ha realizado en el aspecto acústico, bastante adecuado para un título del género del terror, aunque para pasar miedo de verdad, mejor los libros de Stephen King.