Wii

La Wii ayuda a hacer de todo

Hoy estoy polémico. Probablemente quieran leer noticias sobre algún nuevo lanzamiento, un juego espectacular, alguna consola revolucionaria o un accesorio de última moda. Si bien hacemos eso todos los días, permítanme una digresión, sólo por un momento.

Lo hemos hecho desde este blog, sin duda, porque las noticias surgen y, en parte hay que acomodarse a la actualidad. Pero ya estoy -estamos, lo he hablado con varios bloggers- cansados de tantas noticias sobre las bondades de la Wii con respecto al ejercicio físico y demás. Ya sabemos que la Wii nos hace levantar, que más de una vez debemos luchar para que los controles nos respondan y que bajamos no sé cuántas calorías con media hora de juego.

Pero hasta ahí llegamos. Ahora la Wii también sirve para rehabilitar enfermos, para que los cirujanos practiquen, para que los golfistas puedan mejorar su postura, para que… ¡Los multiusos de esta consola nunca acaban! Supongo que ahora los técnicos de la NASA la utilizarán para tener más precisión en las cabinas de control, y los astronautas para pasar el rato en el espacio, o los miles de científicos en el CERN para lograr que los rayos de protones finalmente choquen y hagan un nuevo BIG BANG.

No es que no me guste la Wii. Me encanta, y ya he dicho que he logrado que mi padre jugara a los videojuegos. Pero para hacer ejercicio físico, más vale salir a trotar un poco que quedarse tratando de pegarle a una pelotita de béisbol. Por lo menos, así lo veo yo… y disculpen la digresión.