Play Station

Los protagonistas de Little Big Planet se van de carreras en karts

fotolittle

Los juegos basados en la conducción no paran de aportar nuevos títulos y diferenciarse de los demás no es algo sencillo. Este Little Big PLanet Karting trata de hacerlo y, al menos, consigue entretener, lo cual no es poco en los tiempos que corren.

Locas carreras

Los karts han servido para que franquicias tan populares como Mario o Loney Toons compitan en locas carreras. No estamos ante simuladores de carreras de máximo nivel, aunque toman elementos del género, sino ante carreras divertidas, extravagantes y originales que, sobre todo para el público más joven, resultan interesantes.

Una de las características de esta entrega es que podremos crear nuestros propios circuitos según los gustos que tengamos y el tipo de emociones que queramos.

El juego es amplio, y al principio encontraremos una prueba dividida en desafíos que nos llevará a completar hasta 71 circuitos. Podemos competir en solitario o en cooperativo, hasta ocho jugadores.

Y combates

Junto a las carreras tradicionales tendremos algunos recintos de batalla en los que la mecánica será ganar a base de obtener más puntos mediante los enemigos que vayamos eliminando. En ellos, el manejo del kart es fundamental, por lo que tendremos que haber aprendido a conducirlo bien para sobrevivir en las batallas en las que habrá choques, derrapes, disparos, accidentes… No nos senterimos como Vettel ganando la Fórmula 1 pero nos vamos a divirtir mucho.

A nivel estético este título facilita la caracterización al gusto de los karts, que podemos tunear al gusto de cada jugador y dotarlo de las características que más se acoplen a nuestras necesidades de conducción y, sobre todo, de lucha con los contrincantes. El sonido también es un aspecto fundamental en este juego, y acompaña a la perfección.