Nintendo

Mutant Mudds recupera el juego de plataformas más clásico

fotomuttant

Mutant Mudds es un videojuego de plataformas, con ciertas dosis de acción, inspirados en los clásicos y sencillos juegos consistentes en ir superando dificultades hasta llegar a un objetivo marcado. El guión, simple pero efectivo.

Max, el protagonista

La historia de Mutant Mudds comienza cuando un meteorito cae cerca de la vivienda en la que se encuentran Max y su abuela. Unos seres mutantes están invadiendo el planeta y Max, armado con una pistola de agua y una mochila debe aniquilarlos y restablecer el orden.

El juego discurre por 40 niveles que deberemos ir completando con un control de botones extremadamente sencillo. Lograr puntos nos permitirá potenciar las habilidades del protagonista para hacer frente a los enemigos. Además, tendremos que completar unos objetivos de carácter secundario que consisten en recoger diamantes.

La dificultad del juego radica en evitar que Max caiga al vacío y mantenerlo a salvo de los mutantes. Aunque parece todo muy sencillo, requiere habilidad y destreza. Salvando las distancias, enormes, en ocasiones recuerda a uno de los líderes de las plataformas, como es el más popular de los fontaneros, Mario.

Los jugadores más jóvenes, acostumbrados a las producciones más actuales, no encontrarán ningún sentido a volver a esta dinámica de juego que plantea Mutant Mudds, pero los más veteranos sí disfrutarán, al menos durante un rato, con un videojuego que les llevará al pasado, una época en la que también resultaba divertido jugar con arcaicas consolas, que nada tienen que ver con la actual potente y exitosa Nintendo 3DS.