AccesoriosWii

Nielsen asegura que la Wii es la consola menos usada

Nielsen Asegura Que La Wii Es La Consola Menos Usada

Parecería que el éxito indudable de la consola Nintendo Wii ya no está en tela de juicio; todas las compañías rivales han aceptado su buen ritmo de ventas, pero hacen hincapié en otros aspectos negativos, como por ejemplo su mala calidad de gráficos y el hecho de que, a largo plazo, las Xbox 360 y PS3 se alzarán como verdaderas ganadoras.

Sin embargo, no terminan de caer las acusaciones en contra de la consola de la compañía nipona. Ahora es Nielsen Company, quien ha publicado un reciente estudio que se llevó a cabo a lo largo de los últimos tres meses del 2008.

¿El resultado? Pues básicamente, que todos los (muchos) dueños de la Wii, le dedican mucho menos tiempo a su consola que las demás. El estudio reconoce que la Wii ha logrado reunir un público bastante más amplio, con un espectro más grande de edades y con un número amplio de mujeres.

Más precisamente, la Wii triunfaría entre los niños de 6 y 11 años, y entre mujeres mayores a 24 años. Esto se traduce a que un gamer veterano de años tal vez no se muestre orgulloso de compartir plataforma con este público “amateur”.

Detallando un poco más, según el informe los usuarios de la Wii utilizaron un total de 17.9 días en todo un trimestre. La gran diferencia está en su comparación con las competidoras; los usuarios de la Xbox 360 prendieron su consola 27.1 días mientras que los de la PS3 en un total de 24.4, también en estos tres meses.

Fuente: Meristation           | Imagen: MisCompras

  • John Muñoz

    Obvio, dividir 90 días en 1.000.000 es muy distinto a dividirlo por 600.000 o 300.000, claro que wii ha llegado a lugares que otras consolas no, si hacemos una evaluación con solo aquellos jugadores no ocasionales la estadística sería distinta

  • Roberto

    La estadistica en general debe ser correcta. En general debe haber menos gamers que prefieran la Wii. En cambio, casi cualquiera que compre un PS3 o na XBOX 360 debe ser gamer (o tener demasiado dinero y no saber en que tirarlo).