Play Station

Resistance Burning Skies, un shooter clásico del que se esperaba mucho más

fotoresistance

Resistance Burning Skies es un shooter en primera para la exitosa  PS Vita de Sony que aporta algunas novedades, como el uso de doble joystick. El resultado, no obstante, no llega a alcanzar las cotas de calidad deseada y si lo comparamos con otros títulos que han salido también a la vez que éste podemos concluir que al título le falta profundidad y originalidad.

Poco profundo

La campaña es corta, con unos cinco actos que llevan apenas seis horas el completarlo, aunque es verdad que últimamente nos están acostumbrando a juegos de acción menos profundos y más concentrados. Si ésa es la tendencia, deberán trabajar más para que el jugador esté concentrado en todo momento durante la partida, porque si no se sentirá engañado.

En Resistance Burning Skies tendremos que enfrentarnos a un buen número de monstruos al estilo más clásico de un shooter de pasillos. Aunque a nivel estético el trabajo es correcto, no se puede decir lo mismo de la dificultad, pues resulta demasiado sencillo terminar con los enemigos lo que pronto puede llevar a un estado de monotonía y caer en el aburrimiento.

Mejor on-line

Positivo, al menos, es el modo on-line, que permite compartir juego con hasta ocho jugadores y el funcionamiento es bastante bueno.

También resulta acertado el gran número de armas que tenemos a nuestra disposición para acabar con los monstruos (hasta ocho podemos utilizara de forma simultánea), y que son bastante distintas unas de otras con lo que podemos decidir de qué forma queremos emplearlas en cada momento según las necesidades del combate.