XBOX

Sleeping Dogs, la diversión de ser agente doble

Sleeping Dogs es un juego acción ambientado en una actual ciudad asiática que quiere ser Hong Kong, aunque con licencias. El personaje, Wei Shen, es un agente infiltrado entre bandas mafiosas y en sus misiones no faltan las peleas, los tiros y las espectaculares persecuciones en coche o moto.

La vida a los dos lados de la ley tiene efectos beneficiosos en la jugabilidad y la trama. Tendremos que ganarnos el respeto y confianza de los criminales colaborando en sus trapos sucios, y a la vez nos enfrentaremos a la policía local, pues sólo nuestros superiores saben de nuestra verdadera identidad.

Los diálogos son violentos y las misiones oficiales se entremezclan con otras menores que surgen a través de personajes secundarios.

Estética muy cuidada

Sleeping Dogs ha sido una sorpresa para los seguidores de los juegos de acción por la trama bien elaborada, una estética muy cuidada y gráfica notable, y unas escenas de acción realmente entretenidas.

Y con una ambientación genial de un lugar ya de por sí fascinante como es Hong Kong y sus diferentes barrios, esos carteles luminosos, callejones estrechos en los bajos fondos, así como una impresionante zona más occidental y lujosa con rascacielos imponentes.

Pura diversión

Lo que está claro es que si quieres diversión sin complicaciones, Sleeping Dogs la tiene en cantidades industriales. Hay juegos que aun siendo buenos defraudan porque se esperaba más de ellos, y otros que te impactan porque aparecen de forma inesperada, sin hacer ruido, pero con una calidad notable. Lo nuevo de United Front Games pertenece a este último grupo.