Wii

The Last Story: no todo estaba inventado en RPG

The Last Story es un RPG desarrollado por AQ Interactive en colaboración con Mistwalker. Si alguien creía que en los juegos de rol ya lo habíamos visto todo, y que es imposible innovar, estaba equivocado. Los japoneses siguen fabricando títulos, como éste, que nos proporcionan nuevas sensaciones.

Innovación en los combates

En The Last Story se abandona el sistema clásico de combates por turnos y se incluyen nuevas experiencias en tiempo real, coberturas y disparos en tercera persona.

La ambientación, estética, música y personajes nos retrotraen a los grandes títulos del género, pero aplicando las nuevas técnicas de jugabilidad.

El protagonista de la historia, y el personaje que controlaremos en casi todo su desarrollo, es Zael, un joven que tras perder a toda su familia durante la guerra se ve obligado a ganarse la vida como mercenario.

Historia bien escrita

Con una narración fracturada en capítulos, encontramos una historia bien escrita, interesante y coherente que consigue mantener el interés durante todo el juego (más de 20 horas). Cada personaje cuenta con cinco vidas, y si Zael las agota, se acaba la partida.

Sobre el apartado visual, además de la excelente dirección artística y la conseguida expresividad de los personajes, estamos ante uno de los juegos que mejor exprimen el hardware de Wii. Quizás el aspecto sonoro esté menos conseguido, pero tampoco puede decirse que sea malo.

Juegos de rol japoneses hay muchos, pero quizás éste podamos incluso ubicarlo entre los 10 mejores. Innova desde los detalles más pequeños a los más importantes, con una jugabilidad que funciona y resulta muy divertida. A esto se le une una épica historia, unos personajes bien construidos y un aroma a clásico.