Play Station

The Unfinished Swan, una experiencia intrigante y original

fotofinis

The Unfinished Swan es un videojuego original, sorprendente, muy distinto a lo que suele funcionar en los circuitos comerciales. No será nunca un Top 10 en ventas entre los juegos para la nueva PlayStation3 de Sony, tampoco lo pretende, pero sí será capaz de satisfacer la curiosidad de jugadores que buscan nuevas experiencias e interactuar con la máquina.

Relato infantil

El juego comienza a modo de relato infantil sobre unos cuadros por terminar. Apenas hay explicaciones sobre cómo actuar y es el propio jugador el que, a través de los controles, debe experimentar y descubrir lo que puede dar sí. Todo está en blanco y hay que ir “creando”.

A medida que vamos trazando líneas, sombras y aplicando colores nos vamos desplazando por un entorno que nos va llevando a descubrir nuevas posibilidades, nuevos puzzles que resolver y que nos harán enfrentarnos a situaciones que pueden provocar miedo o revelarse como un modo de potenciar la creatividad que todos tenemos pero que no practicamos.

En el desarrollo del juego de vez en cuando notaremos un acompañamiento musical que contribuyen a crear una atmósfera diferente, onírica, sin estridencias.

Concentración

El juego exige concentración, poner los cinco sentidos, interactuar en todo momento, pues de lo contrario podemos llegar a desviarnos de lo que en realidad propone y nos resultará aburrido. El dinamismo lo marca cada jugador, y de él depende el que pueda ser más o menos entretenido.

Lo que es evidente es que estamos ante un juego para jugar en soledad, y podemos hacer que nos dure 10 horas o abandonar a los pocos minutos. Otro aspecto menos positivo es que, una vez se ha jugado dos o tres veces, apenas nos aportará cosas nuevas y, entonces sí, desistiremos de seguir jugando.