XBOX

Violencia extrema en Bloodforge

fotoblood

Bloodforge es un juego de acción que se basa en una estética ya muy vista en los videojuegos, básicamente la del legendario mundo de Conan el bárbaro. Si no innovas en la puesta en escena, debes hacerlo en los otros aspectos que conforman un videojuego y, en esta ocasión, no se ha conseguido.

Una historia poco original

Una vez más asistimos a una historia recurrente. Un hombre con un pasado oscuro, con habilidades para el combate pero que se mantiene tranquilo, y enemigos dispuestos a quebrantar su paz. A partir de ahí, luchas violentas sin tregua.

En esta ocasión los enemigos son los dioses responsables de la desaparacición de la familia y amigos del principal protagonista. La venganza es el hilo conductor de la historia.

A veces cae en la rutina

A medida que el juego avanza encontramos nuevas armas para pelear, desarrollamos habilidades y mejoramos nuestra técnica. Sin embargo, todo parece excesivamente monótono, rutinario pese a que los enemigos cambian y, en teoría, deberían aportar novedades a las mecánicas de combate, éstas continúan siendo básicamente las mismas, con poco margen para la improvisación o la sorpresa.

Por suerte a nivel estético está bien resuelto, con personajes perfectamente caracterizados y que transmiten aunque, eso sí, nada que no hayamos visto antes en otros títulos.

El recurso del exceso de sangre en los duelos evidencia la violencia que rezuma en el ansia de venganza del personaje principal.

En resumen nos encontramos ante un juego de acción con combates sangrientos y una estética correcta para el género pero que no aporta novedades en un campo muy trillado.