XBOX

Watch Dogs: el poder de hackear

Sin título

Una larga espera está a punto de llegar a su fin. Desde 2012 en que se proyectaron las pimeras imágenes en la Electronic Entertainment Expo, E3, y que revelaron un juego con un poder visual desbordante, la expectación era máxima, sobre todo para tratarse de un nueva saga. El retraso del estreno de Watch Dogs de las Navidades de 2013 a esta primavera no hizo más que acrecentar las dudas respecto al aspecto final del juego.

Unas dudas que se han conformado con el último trailer anunciando su inminente estreno el próximo 27 de Mayo tanto para Xbox, Playstation y Pc. La sorprendente calidad gráfica ofrecida en el avance de 2012 no es la misma que en su versión final. Ha disminuido sin quedar muy clara la razón última de este downgrade. Una posibilidad es la adaptación a múltiples plataformas y ofrecer un mínimo común de jugabilidad y gráficos para todas ellas.

La base del juego es una historia clásica de venganza. El protagonista, Aiden Pearce, es un experimentado hacker que una noche comete un error y malogra un atraco de un grupo mafioso de Chicago. Estar en el lugar y el peor momento posible se paga caro y, unos días más tardes, los mafiosos deciden atacarle como forma de escarmiento por la afrenta recibida. Ya sabe que los mafiosos no suelen ser muy comprensivos con los fallos ajenos. Pero fallan. En lugar de cargarse a Pearce, matan su sobrina dejando malherido a otro sobrino. A partir de aquí, el protagonista rumia la venganza que empezará a cobrarse años más trade buscando a los jefes, inicialmente desconocidos, que ordenaron el ataque.

El juego desarrollado por Ubisoft es una excelente combinación de diversas ramas: consta de partes de infiltración, de carreras de coches por la ciudad así como combates. El inicio del juego nos sirve para adentrarnos en la historia, la narrativa tiene un gran peso en la acción, y también para familiarizarnos con las diversas técnicas y tácticas que vamos a utilizar en el desarrollo del mismo. La utilización de la voz en off nos permite conocer el pensamiento del protagonista.

El hackeo juega un papel muy importante en la historia. El poder de hackear en Watch Dogs se presenta de una manera muy sencilla: un simple icono sobre un elemento y podemos acceder a un montón de datos. Por ejemplo, si es una persona nos saldrán sus datos personales, bancarios, familiares así como rasgos íntimos de su personalidad. Si queremos, podemos robarle la cartera pero también pueden avisar a la polícia si nos pillan con las mano en la masa. El juego consta de 39 misiones divididas en 5 actos y con un modo multijugador, online exclusivamente, para un máximo de 8 personas. Por si fuera poco, podemos entretenernos en una serie de historias secundarias que proporcionan mayor profundidad a la historia. Aunque algunas parecen más bien de relleno. Juegos de cartas y atropellar policías en una especie de recuerdo de Carmageddon que nos distraen de la misión principal.

Una novedad muy curiosa que aporta Watch Dogs es la utilización de una app totalmente gratuita con la que un segundo jugador podrá, desde una tablet, tratar de que el otro jugador se escape y, para ello, dirigirá a la policía a través del mapa de la ciudad evitando la huida. Una suerte de laberinto a través de los distintos puntos de control en el que evitar la huida con el coche. Por último, destacar una potente banda sonora con grupos como Smashing Pumpkins, Public Enemy o Alce Cooper que con su guitarras afiladas ponen el marco musical adecuado a la historia. Una historia de venganza, acción, carreras y persecuciones de coches que nos trasladan al Chicago más peligroso y aventurero.