XBOX

WRC Poweslide recupera el concepto arcade en las carreras de rallys

fotorallys

WRC Poweslide es un arcade puro destinado a los canales de distribución digitales de PS3 y Xbox 360. La franquicia WRC es uno de los mejores simuladores de conducción que existen en la actualidad y las creaciones que llevan el sello de Milestone no suelen defraudar a sus fieles seguidores. En esta ocasión, sin embargo, adopta conceptos más arcade por encima de la simulación tradicional habitual en esta franquicia. Y el resultado no es malo en absoluto.

Powerslide comparte con WRC todo lo que está relacionado con el Campeonato Mundial de Rallys (pilotos, coches, equipos…) pero el modo de jugar es diferente, así como la puesta en escena.

Sistema de control

Lo principal es que estamos ante un arcade, lo que se evidencia ya en el sistema de control, con un manejo de los coches más sencillo y no tan técnico como los simuladores tradicionales, más complejos.

La competición se realiza entre cuatro vehículos y lo importante es que seamos capaces de acabar en la mejor posición posible, sin tener en cuenta el tiempo empleado.

Carreras accidentadas

Durante las carreras podemos sufrir múltiples accidentes y golpes, pudiendo seguir adelante con la competición sin temor a quedarnos tirados por culpa de averías o desperfectos. Esta falta de complejidad o facilidad para competir no es mala en sí mismo, más bien resulta bastante divertida y las carreras son muy atractivas. En el debe, sin embargo, está el que a medida que jugamos llega un momento en que notamos todo sucede prácticamente de la misma forma, apenas hay cambios y caemos en una cierta monotonía.

A nivel técnico el juego cumple aunque sin grandes alardes o novedades a destacar, y la estética, basada en un concepto clásico de este tipo de juegos, es adecuada.