XBOX

Wreckateer, o el arte de destruir castillos con Kinect

fotocastillo

Wreckateer es un juego que explota a la perfección las posibilidades de Kinect, el revolucionario y récord de ventas dispositivo de control por movimiento de Microsoft. No sólo iba a servir para los populares juegos de baile o deportivos.

El juego nos propone destruir diferentes castillos y a sus moradores lanzando proyectiles desde una ballesta gigante, muy al estilo de uno de los grandes como es el popular Angry Birds, con el que guarda muchas similitudes. A medida que vayamos destruyendo el castillo y eliminando a los enemigos que en él habitan iremos sumando puntos en nuestra clasificación.

Sólo Kinect

Estamos ante un título exclusivo de Kinect, por lo que no se puede jugar con mando. La detección funciona bastante bien y la jugabilidad es simple y en sencillos movimientos Kinect se muestra efectivo, pero necesitaremos un espacio amplio para poder realizar los movimientos de forma correcta.

Una vez hemos lanzado el proyectil todavía podemos modificar su trayectoria tocándolo en el aire con las manos. Los lanzamientos no siempre serán del mismo objeto: empezamos con piedras o rocas y después se incluyen elementos explosivos más atractivos.

Hasta 60 niveles

El objetivo es hacer el mayor número de puntos en cada uno de los 60 niveles disponibles repartidos en 10 mundos. Cada escenario pide una cantidad de puntos para conseguir la medalla de bronce, plata y oro, y al menos habrá que conseguir la puntuación mínima para pasar a la siguiente fase.

A nivel gráfico el juego es bastante limitado, bastante sobrio y sin concesión alguna a los detalles. No obstante, resulta entretenido, aunque si la partida se prolonga en el tiempo inevitablemente caeremos en la monotonía.